La importancia de dejar volar la imaginación infantil

Podríamos definir la imaginación como esa capacidad que tenemos las personas para representar ideas de cosas reales o ideales mediante la propia manipulación de la información sin la influencia de estímulos externos. Uno de los momentos más importantes de esta se encuentra entre el primer año de vida y los tres años. Esto es debido a que, el cerebro de los bebés aún no sabe distinguir lo que es real de lo imaginario y empiezan a imitar todo aquello que les rodea como expresiones, gestos y sonidos. Todas estas interacciones crean conexiones neuronales que durarán a lo largo de toda la vida.

¿Por qué es tan importante la imaginación en los bebés?

En los pequeños, la imaginación es un punto vital para su correcto desarrollo. Esta les aportará una serie de aptitudes muy beneficiosas a lo largo de toda su vida; como la creatividad, el pensamiento abstracto y la mejora de sus habilidades sociales que le ayudarán a mejorar sus capacidades ejecutivas.

La imaginación infantil es una parte natural de los bebés para tomar conciencia de todo aquello que les rodea. Es por eso que tiene tanta importancia ayudar a estimularla dándoles herramientas. Tener una imaginación libre también les ayudará a conseguir un bienestar emocional, dándoles felicidad y risas, ayudándoles a potenciar el pensamiento y sobre todo la inteligencia, estimulando la curiosidad y el espíritu aventurero, y haciendo crecer su autoestima emocional.

La imaginación infantil

Problemas de la sociedad actual

Vivimos en un mundo donde el estrés del día a día no nos deja ver más allá. La sociedad nos ha acostumbrado a pensar siempre en la “acción”, en el “hacer”, y se nos ha olvidado que muchos de los aprendizajes de la vida se dan por sí solos. Pensándolo bien, nosotros no enseñamos a nuestros hijos a comer, ni a dar sus primeros pasos, ni a decir sus primeras palabras, sencillamente llega el día en el que el bebé se siente preparado y sencillamente dan sus primeros pasos, dice sus primeras palabras, come solos, etc.

Con la imaginación pasa lo mismo

No se trata de enseñarles a imaginar, sino de todo lo contrario. Como menos instrucciones les demos por nuestra parte, menos juguetes con mil funciones, menos aparatos electrónicos, hará que su imaginación crezca al tener que desarrollar ellos mismos su propio juego. Juguetes como sonajeros, mordedores, gimnasios, algunos con formas de animales, hacen que su imaginación entre en juego, y estos juguetes, junto con todas las vivencias que hayan podido vivir, hacen que los bebés creen historias fantásticas y maravillosas, muchas veces sin sentido para nosotros, pero que son vitales para ellos.

Imaginación infantil

El juego imaginativo y la confianza del bebé en sí mismo

Cuando el bebé consigue desarrollar su propio juego, sin planos ni instrucciones, es cuando realmente pueden expresarse como son ellos mismos, dejando volar su imaginación sin ningún límite, explorando todo ese mundo que les rodea.

El juego libre, que consiste en dejarles jugar con juguetes sencillos como sonajeros, dejarlos guiarse por sus instintos y su curiosidad hace aumentar la interacción del bebé con su entorno, elevando su autoestima, y sintiéndose bien con ellos mismos, que les dará más confianza para probar cosas nuevas. Es importante que se sientan orgullosos de ver lo que son capaces de hacer. Esto también es importante ya que les ayudará a aceptar los errores, para más tarde volverlo a intentarlo. Esto ayudará al bebé a tener mejor desempeño en un futuro en ámbitos como la escuela, el hogar y los amigos.

3 juguetes para estimular la imaginación

Cesto de materiales sensoriales

En estos podemos poner cualquier objeto sensorial y si puede ser de materiales naturales. Podemos poner cosas de madera con diferentes formas y texturas, desde peines, cucharas y sonajeros. También podemos añadir objetos de telas diversas, alguna toalla pequeña, un trapo, un doudou, unas telas más suaves y otras más rígidas, cajitas de cartón, etc. El cesto se puede ir ampliando poco a poco a lo largo del tiempo. El bebé explorará estos objetos, que más tarde, utilizará para crear sus propias historias.

Gimnasio para bebé
Estos servirán sobre todo durante el primer año de vida. El bebé se estimulará viendo sus colores, sonidos y formas y sobre todo ayudarán a desarrollar su motricidad, concentración y exploración del entorno.

Los peluches
Estos pueden ser de cualquier forma y tamaño, a poder ser de tejidos naturales y sin partes mecánicas.  Los peluches a parte de estimular la imaginación de nuestros bebés les brindarán seguridad para poder afrontar el mundo que les rodea.

Algunos de nuestros productos